Fake plastic food

Creo que se puede decir con bastante certeza que la cultura japonesa es altamente visual. Desde los ideogramas que utilizan para comunicarse por escrito, hasta el “visual kei”, una corriente musical más signada por el look de los integrantes de las bandas que por la música en sí (que va desde el punk rock hasta la balada), parece claro que en Japón hay mucho que pasa por los ojos.

Hace unos años tuve la suerte de viajar durante dos semanas por ese país. Desde que bajé del avión, lo que más me sorprendió fue justamente su sistema de escritura: los símbolos gráficos con los que representan ideas completas para mí no eran más que dibujitos, signos misteriosos salidos de algún grabado antiguo. Me pasé largo rato embobada (y aún no había salido del aeropuerto), sacándole fotos a carteles que no dirían más que “baños” y “salida”, pero que para mí eran enigmáticos y hermosos por partes iguales. Me parecía difícil entender que esos símbolos representaran conceptos iguales a los nuestros, usando un medio tan diferente a la simple yuxtaposición de letras y palabras a la que estoy acostumbrada.

Image

De alguna forma es siempre el lenguaje lo que se interpone (o más bien lo que enriquece) la estancia en un país extranjero. Actividades tan simples como trasladarse o alimentarse pasan a primer plano cada vez que nos enfrentamos a un mapa de metro o al menú de un restaurant, en una especie de prueba de supervivencia a la que uno, con ganas, elige someterse. Es así que se generan interacciones de todo tipo: ancianos de boina pretenden ayudar, sin mucho éxito, a descifrar mapas, mientras chicas de impecable vestimenta y varios idiomas terminan contándote detalles acerca de su vida, a la vez que te muestran cómo es que se abre ese celofán transparente si queremos revelar un perfecto triángulo de sushi, en lugar de un enchastre de arroz y atún rojo.

Image

Image

Es justamente a la hora del almuerzo o la cena que uno se da cuenta que algo tan básico como la alimentación no es tan fácil como podría serlo, digamos, en algún país europeo. Pero por suerte es ahí donde la desarrollada cultura visual del japonés entra en juego y damos gracias por tanta profusión de manga y anime.

Dejando de lado la ida al supermercado, donde uno no necesita mucha explicación para distinguir una banana de un pescado (pero donde sí tuve oportunidad de encontrarme con productos cuyo origen, nombre y descripción nunca llegaré a conocer), me sorprendió ver que a la entrada de los restaurantes había mesas o vitrinas con los platos que se ofrecían al interior del local. En un principio pensé que era curioso cómo debían preparar estos platos a lo sumo cada dos o tres días, para evitar que se pongan feos.

Image

Image

Pasaron varios días antes de que me diera cuenta (porque pudo más la tentación y me animé, tímidamente, a tocar un arbolito de brócoli con el dedo), que eran de un perfecto, frío e inerte plástico. Brillante o mate según fuera el alimento que estuvieran imitando. Tiempo después me enteré que hay toda una industria del alimento de plástico en Japón, o sampuru: los restaurantes mandan una muestra de sus platos a la fábrica, donde se realizan moldes de silicona a los que luego se vierte el plástico líquido. La fórmula se completa con pinturas que imitan exactamente los colores originales, y cortes específicos para darle realismo a las piezas.

Image

Parada junto a la moza a la entrada del restaurante, ante la mesa llena de platos con carteles con símbolos que no podía entender, señalé con el dedo al plato con el arroz y los camarones, y eso fue exactamente lo que llegó a mi mesa. Se me dibujó una sonrisa al pensar que en esa sociedad de imágenes, las traducciones no son indispensables.

Algunos ejemplos del visual kei:
http://www.youtube.com/watch?v=CgDdpATtGlM&list=PL678BEF1A666CB4FF
http://www.youtube.com/watch?v=6xjk2gKCUCo&list=PLC2BA83AED9109B30

Y sólo 3 de las miles de fotos que no pude dejar de sacar:

ImageImageImage

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s